Qué poner en Experiencia Laboral

Rate this post

Escribir un currículum de trabajo, puede representar para muchos un verdadero reto. El tener que escribir sobre lo que sabemos hacer y nuestras habilidades, a veces puede resultar de la peor manera. Por esta razón, hoy nos hemos decidido a enseñarte qué poner en experiencia laboral de tu currículum. Para que no cometas el error de omitir información importante, o por el contrario, saturarlo de datos innecesarios.

¿Qué poner en experiencia laboral de tu currículum?

Primero, vámonos por lo básico. Aunque todo currículum de trabajo varía según el tipo de persona que se desea postular (recién graduado, profesional o ejecutivo). Igualmente, debe constar de los siguientes aspectos en cada uno de sus historiales de trabajo:

  • Nombre de la empresa: Inserta el nombre de la compañía en la que trabajaste sin abreviaciones ni caracteres extraños.
  • Localización: Debes colocar el nombre de la ciudad y el estado. Punto importante, debido la diferenciación de las leyes estadales, que pueden influir enormemente en el desempeño del cargo.
  • Cargo ejecutado: Especifica el puesto que desempeñaste, y evita usar las abreviaciones de la compañía o de tu cargo.
  • Descripción de las funciones (opcional): Intenta ser lo más conciso y breve. Describe tus funciones, mencionando la forma en cómo lograste cumplirlas y cuáles fueron los resultados obtenidos.
  • Tiempo laborado: Indica la cantidad de meses y años.

¿Cómo ordenarlo?

Existen diversos tipos de formatos para ordenar toda esta información. La más utilizada, y no por eso menos efectiva es la del orden cronológico inverso. Funciona colocando tu más reciente empleo de primero, e ir desglosando seguidamente los empleos anteriores a ese. Este modelo le permite ver a tu empleador tu progresión en el campo laboral. Intenta destacar los trabajos de mejor trayectoria, y evita irte tan atrás. Sobre todo si eres un profesional con más de 20 años de experiencia.

Otra manera, es con el orden funcional. Es excelente para personas sin nada de experiencia o recién graduados, porque funciona resaltando tus habilidades. Para ello, debes separar tus logros y habilidades por categorías con respecto a los requerimientos del puesto que estás solicitando. Mientras que, en el historial de trabajo sólo necesitas mencionar el nombre de la empresa y la duración.

Por último, existe el orden híbrido o combinado. Como lo dice su nombre, presenta un orden muy versátil. Puedes organizarlo y reorganizarlo a tu conveniencia. Con él, en lugar de arrancar con tu historial de trabajo, puedes resaltar primordialmente tus logros y destrezas. Incluyendo, los proyectos que disfrutas abarcar, tu potencial solventando problemas, tu impacto en cargos pasados, entre otros. Muy útil para ejecutivos y gerentes.

Un par de consejos más

Si eres recién graduado, no dudes en añadir información sobre tus pasantías y enfatizar las habilidades que te llevaron a lograr tus metas.
No hagas mención de tus calificaciones o trabajos escolares (aplicable para todo tipo de aspirante).

Tampoco olvides realizar una carta de presentación dirigida a la empresa.
El currículum no debe exceder las 2 páginas.
Qué poner en experiencia laboral puede ser confuso, lo sabemos. Pero recuerda, la clave no está en el nombre de las compañías donde trabajaste. Sino en tu aporte y contribución hacia ellas. Menciona esto, ¡y el trabajo será tuyo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *